jueves, 24 de enero de 2008

¿Quién defiende al Museo Gugemheim de Bilbao?


Se trata de un perro Terrier de doce metros de altura revestido con un traje de flores… La envergadura del animal bien vale un susto para quien intente un atropello en las salas del museo.

¿Nada que ver con vino?

Seguramente no, pero sí mucho que ver con turismo. El uso de figuras que se convierten en iconos y reclamos publicitarios es un factor muy importante en la promoción turística. Pensemos en las cabinas telefónicas rojas del Reino Unido, o sus cabs o taxis negros… en España, el Toro con mayúsculas de las carreteras es un ejemplo perfecto del poder de estos iconos en el visitante.

El uso de iconos nos conduce de manera directa al coste de la promoción… En el caso del Terrier del museo, el cambio de flores de temporada que se produce dos veces al año asciende a 100.000 Euro, o lo que corresponde a plantar más de 65.000 begonias, alegrías, petunias, claveles… o los pensamientos que lo recubren durante el invierno.

Aquí hablamos sólo del coste del cambio, pues podemos hacernos una idea del coste de la gigantesca escultura: soportada sobre una estructura metálica de cuatro pisos, con sistema de irrigación interior…

Creemos que su ejemplo es muy buena para reflexionar a cerca del coste de promover turismo. Hay aún muchos bodegueros que esperan con las puertas cerradas a que los viajeros lleguen a comprar vino y a quedarse con su marca en la cabeza… Hay muchas bodegas, entre ellas todas las que aparecen en www.turismodevino.com que trabajan duro por el enoturismo en España, por acercar visitantes y hacer de su visita una experiencia agradable. Pero éste es un esfuerzo que implica muchos costes, inversión y paciencia. No tenemos que pensar en extremos como el del Terrier del Guggenheim, pero sí en la necesaria dedicación de una partida presupuestaria que se dedique a asegurar y defender, como buen perro fiel, los ingresos esperados del enoturismo que todos esperamos crezcan sostenidamente .

2 comentarios:

http://reddeturismo.blogspot.com/ dijo...

Magnífica pagina. Un abrazo desde Colombia



http://reddeturismo.blogspot.com/

Fernando Cuñado dijo...

Hola,

Felicidades por el Blog y por el artículo. Comparto al 100% vuestra opinión. Hay que invertir para ganar, y no todos los bodegueros lo tienen claro. Afortunadamente hay muchos que sí.

Yo tb tengo un blog de aficionado y hace bien poco he estado en Torremilanos (Aranda) donde sí han comprendido el concepto "invertir". Podeis ver un artículo sobre la Finca y la bodega en mi blog:

http://fcunado.blogspot.com

Saludos,