miércoles, 6 de febrero de 2008

Propuestas de enoturismo: Celebración de Bodas junto al Viñedo.

Una boda es muchas cosas al mismo tiempo, y su significado depende mucho de cada persona:

Si empezamos por el lado sentimental, una boda es el Día, con mayúsculas. Se trata no sólo del día en que dos personas reconocen su amor en público frente a muchas personas, sino también el día en que, de alguna forma, se da el pistoletazo de salida a un proyecto conjunto.

Más allá, la boda es un importante acontecimiento social, donde familias y amigos más o menos cercanos se reúnen.

¿Y qué decir del negocio? La organización de una boda es un tema complejo:

Muchas personas + fotografía + vestidos + tarjetas + comida = organización.

Finca Torremilanos (Castilla y León):
Muchas empresas se hacen cargo de este negocio, y son muchos los ojos que observan la curva demográfica para prever cuántas uniones se acercan cada año. Depende de ello muchos sueldos y puestos de trabajo. El negocio se acrecienta por la necesidad (a la que lleva la comparación y la deseabilidad social en gran medida) de que todo sea perfecto ese día.... y por la necesidad de que los invitados queden contentos o que al menos no critiquen en exceso....

Si pensamos en la opción de organizar una boda en una bodega, nos encontramos que ésta debería ser una prioridad evidente para los bodegueros: el negocio es interesante dado que sus vinos son los servidos durante la boda, se asocian a un día especial y la gente comentará acerca del vino, la bodega, etc. El boca a boca funciona, y mucho, sobre todo cuando los lugares merecen la pena, son hermosos y se come y se bebe bien.

Boda en bodegas Quitapenas (Málaga):

La organización de bodas en bodegas es también interesante para la pareja que contrae el matrimonio: el marco incomparable de un viñedo, un salón con la cercanía de un parque de barricas, la tradición y la modernidad conjugada en muchos de los restaurantes que han desarrollado muchas bodegas, además del prestigio asociado a grandes nombres con mucha historia vitivinícola.

Pensamos que bodas y bodegas tienen un brillante futuro conjunto. El ejemplo más elocuente lo encontramos en la región de Napa Valley, California . Casarse en Napa es considerado una de las primeras opciones para las parejas. Las bodegas ofrecen bodas al aíre libre, cerca de los viñedos, donde las fotografías de un día tan especial se cubren de un fondo verde de enorme belleza. El negocio allí es enorme y responde a una acertada visión de los empresarios y políticos del lugar por conciliar negocio y sector agrario.... El enoturismo o turismo de vino ha sido para ellos una solución ideal para dar a conocer sus vinos al mundo, venderlos más y mejor (pues no hay intermediación de distribuidores) y educar al consumidor en el consumo de vino, algo que sólo puede asegurar ventas de cara al futuro.

Esperamos que el ejemplo se extienda y que haya más y más parejas que piensen en esta magnífica opción a la hora de pensar en su enlace.