lunes, 22 de junio de 2009

Entrada de turistas a la baja

La Encuesta de Movimientos Turísticos en Frontera (Frontur) ha hecho públicos los resultados de visitas a España en los primeros 5 meses del año. El balance muestra un cuadro con una caída de un 12% frente al mismo período en 2008. En un país que, como el nuestro, depende en gran medida del turismo, éstas distan mucho de ser buenas noticias.

El Reino Unido, nuestro principal “proveedor” de turistas es el que más ha visto caer su cifra de entradas, con cerca de un 18%. Las noticias dentro del Reino Unido llevan tiempo anunciando que esto sería así: no sólo sufren de la crisis, sino que además su moneda se ha visto devaluada y muchas encuestas locales indicaban ya desde hace meses el giro hacia el turismo local de muchos de sus turistas.

Es posible que haya países o regiones que se vean afectadas positivamente por el impacto de la crisis: destino que tengan una buena calidad / precio, que se hayan adaptado rápidamente a la coyuntura y hayan sabido explotar sus virtudes con marketing agresivo pueden resultar ganadoras.

El mayor problema que plantea una crisis no es, sin embargo, el de resultados coyunturales de un año, sino el que la experiencia que se viva en el destino que se elija resulte placentera: la crisis puede resultar una oportunidad sostenible para aquellos destinos alternativos. Para ello, tendrán que saber ganarse el favor del público. Estaremos con los ojos abiertos a las estadísticas de salidas de España para entender cuál es el impacto de la crisis en los turistas Españoles. Es posible que se observe un efecto de “descremar”las vacaciones: menos días, hoteles con una estrella menos, opciones todo incluido para no gastar más de lo presupuestado, apartamentos en vez de hoteles, destinos menos caros….

Cuando el tiempo acompaña, la playa es el destino más barato: uno pasa allí todo el día… y tomar el sol no es caro. Es posible que actividades paralelas (parques recreativos, alquileres de motos acuáticas, terrazas etc.) se resientan. La pregunta es cómo impactará esto al enoturismo. Siendo egoístas, es probable que unas nubes y unas cuantas gotas de lluvia sirvan para dejar las playas más tranquilas y acercar a más turistas a actividades paralelas que combinen diversión con cultura. Si ése es el caso, más vale aprovechar bien las oportunidades que se brinden. Pues un cliente que cae de rebote puede convertirse en pregonero para el futuro…. Como se suele decir, nunca llueve a gusto de todos.

2 comentarios:

Marina dijo...

Dicen que con cada crisis vienen oportunidades y creo que éstas pueden ser para los empresarios ofreciendo otras alternativas y también para nosotros los turistas que buscamos hacer economía, en mi caso particular busco hoteles mas baratos, de menos estrellas, por ejemplo en Barcelona acostumbraba a ir al Medinaceli y la última vez al Ab Viladomat y en los dos lo pasé súper....

Cesar dijo...

Dicen que con cada crisis vienen oportunidades y creo que éstas pueden ser para los empresarios ofreciendo otras alternativas y también para nosotros los turistas que buscamos hacer economía, en mi caso particular busco hoteles mas baratos, de menos estrellas, por ejemplo en Barcelona acostumbraba a ir al Medinaceli y la última vez al Ab Viladomat y en los dos lo pasé súper....