lunes, 26 de abril de 2010

Las lágrimas negras. Haiti y Conde de Valicourt

De granitos de arena se trata: siempre es así.

Poco podemos hacer ante desastres, pero por mucho que cueste creerlo, poco es mucha veces mucho. Un amigo que trabaja en una ONG me comentaba hace tiempo que es increible ver como la gente se vuelca cuando hay un desastre... El dinero llega de tal forma que se termina usando para muchos otros lugares, menos mediáticos, donde se necesita de igual forma.

Pero no basta con pensar que otros lo harán, ni mirar en otra dirección pensando que lo poco que uno puede hacer no ayuda. Siempre ayuda., y siempre se puede hacer algo.
Muchas son las bodegas que han hecho acciones vinculadas con Haiti, pero muchas más podrían haberlo hecho también. Sería precioso ver una noticia en la televisión y anuncios anunciando que el sector del vino en su conjunto, realizaba acciones... tal vez otra vez.

Quede aquí un testimonio bonito de un escaparate de una bodega, que ha incluido el tema de Haiti y colabora en la reconstrucción. Cuelga, entre otras cosas , un cuadro hermoso de Teresa Carbonell: "'Las lágrimas negras"

El cuadro nos ha hecho pensar en una poesía de otro buen amigo:

Las pequeñas manos de la pobreza;
Abiertas, negras, con la pez atada,
Mendigan plata, por llenar la nada,
Que alimenta el hambre con su certeza...

Esperamos animar a muchas más bodegas a hacer algún pequeño gesto, diminuto. Seguro que no lo es tanto. Sin duda mucho mejor que nada.