viernes, 6 de mayo de 2011

Turismo y vino: conclusiones del estudio del OEMV



El Oemv, en su actividad por entender mejor el mercado del vino, ha llevado a cabo un estudio para entender la relación entre turismo y vino, sus implicaciones en consumo, visitas a bodegas, así como en el impacto posterior en exportaciones.


El estudio se ha referido a los turistas que visitan España desde Alemania, Reino Unido, Suiza, EEUU, Holanda y Bélgica son 27 millones, un 50% más o menos del total de turistas que acogemos, y pasan unos 10 días en España (según datos de 2010). En tiempo, esto indicaría que tenemos con estos 27 millones de turistas el equivalente a unas 740.000 personas (a tiempo total) con el añadido, claro está, de que este gente pasa el tiempo gastando más dinero de lo normal… cosas de las vacaciones, ya sabemos.


Ahora bien, la primera pregunta importante ¿Cuántos consumen vino de entre estos turistas? Un 60% se reconocen bebedores de vino. Es decir, durante 10 días tenemos en el territorio 16.4 millones de consumidores de vino más. ¿Cuánto gastan en vino? Es difícil estimar el total horeca más no horeca. Sabemos por lo que se desprende de este estudio que en concepto de compras (para consumo en apartamentos, o para regalos de vino, etc.) compran por valor de 221 millones de Euros. A esto habría que añadir el consumo en Horeca, no tenemos una cifra definitiva, pero sí que un 40% de los turistas consumidores de vino que dice beber vino todos los días. Vamos, que 6,5 millones beben todos los días, durante 10 días, vino en nuestros bares, restaurantes, hoteles, terrazas, etc. No está nada mal.


Ha estado añadimos el que 7% de los encuestados declara haber visitado o tener la intención de visitar una bodega durante su estancia. No es mucho perosí lo es. A nosotros, particularmente, se nos antoja una cifra alta, especialmente si comparamos ésta con las cifras reportadas por Acevin (1,5 millones de enoturistas, con un 16% extranjero de ese total) Cierto que ACEVIN no cubre todas las opciones, pero cierto también que posiblemente los turistas declaran con ilusión que quieren visitar a una bodega y luego, por falta de tiempo, o peor, por no encontrar un anuncio, información, etc. deja esta opción aparcada por un paseo más por el pueblo o la playa.


La cifra que nos parece muy interesante del estudio es que un 60% de turistas no parece querer oír de visitas a bodegas (“que yo vengo para tomar el sol” parecen decir…) lo que nos deja con un nada desdeñable 40% que estaría dispuesto a visitar una bodega. Una cifra importantísima y que podría dejar aparcadas muchas penas de buena parte del sector. Vamos, potencial enorme.
El impacto económico no se queda en consumo y visitas, sino que de regreso a sus países, muestra el estudio, un 24% de los turistas consumidores de vino declaran la intención de consumir más vino español a su vuelta… un acifra que sin embargo se reduce a un 18% al pasar el tiempo. con el tiempo una vez están de vuelta.


El estudio nos deja la reflexión para muchas actividades de enoturismo que se pueden realizar en torno al desarrollo de rutas de vino: catas, regalos de vino, wine resorts, hoteles bodega, colaboración entre bodegas, hoteles, restaurantes, bares de tapas... Creatividad en cartas y generación de conceptos. Son muchas las cosas que se pueden desarrollar y parece que se va por buen camino en muchos casos.

1 comentario:

rurismo dijo...

El turismo del vino está creciendo exponencialmente y eso que estamos a años luz de los USA. No obstante tenemos todas las variables a favor para competir sin complejos con otros mercado como el Estadounidense o el Francés. Frente al primero podemos aportar arte, cultura de siglos, variables que casan perfectafente con el perfil del turismo. Frente a los segundos, nuestra climatoligía, factor que sabemos exportar a la perfenciión.