miércoles, 6 de febrero de 2013

Precios medios de visita a Bodega en España



Después de analizar unas 200 bodegas de vino en toda España podemos extraer algunas conclusiones desde turismodevino.com  sobre el  precio medio de una visita a bodega en España, que resulta ser en bodegas visitables y que cobran por visita es de algo menos de 7 euros. Nuestra primera conclusión es que se trata de un precio muy asequible, en especial si lo comparamos con lo que se suele cobrar en pubs o discotecas por una copa, de forma más clara aún si comparamos  si compramos lo que se nos ofrece en un caso y otro.
En nuestro análisis hemos visto diferencias en los precios que se cobran en diferentes Comunidades Autónomas y podemos concluir que si bien hay diferencias, tal vez no sean tan grandes o importantes como se podría pensar a priori. 
interior de bodega

Vemos, por ejemplo, como los precios medios del vio de una denominación tienen un impacto (como es lógico dado que en las visitas se catan vinos) en el precio de la visita. La cercanía a zonas turísticas o grandes núcleos urbanos también tienen un impacto importante.
La Rioja y Castilla León (pese a ser en ocasiones consideradas de forma espontánea como zonas caras por lo que hemos constatado en numerosas conversaciones)  no son las zonas más caras para visitar sus bodegas. Ambas regiones se sitúan en un nivel de precio por visita muy parecido: 6,37 y  6,61 euros respectivamente. En el mismo nivel de precios se encontraría igualmente Navarra, una región que tiene también mucho que ofrecer en el área de turismo de interior de calidad. 

En la zona baja de precio encontramos a 2 regiones vinícolas de gran importancia como Murcia y Aragón, con precios medios cercanos a los 5 euros por visita.
Por otro lado, y a diferencia de casi todas las comunidades, Andalucía muestra una particularidad en la gran diferencia interna de sus precios. Observamos que los precios varían mucho dependiendo de la sub-zona en que se encuentren las bodegas. Por ejemplo,  mientras que en Montilla Moriles los precios no superan los 5 euros por visita, en la zona de Ronda (muy turística) los precios medios de la visita se elevan por encima de los 16 euros. En el marco de  Jerez, la zona con más visitas de Andalucía, los precios medios por visita superan ligeramente los 8 euros. 
enoturismo

Observamos una situación similar en Cataluña, con precios medios por visita que superan los 8 euros, si bien existen algunas bodegas como las de Priorat en donde los precios alcanzan los 20 euros debido al precio de sus vinos y al número de visitantes (si se tienen que abrir botellas para una pareja es normal que los precios de la visita suban) Priorat se sitúa en la parte más alta de precios por visita de España. Sin embargo,  sin esta influencia ejercida al alza por Priorat, el precio medio en Cataluña se situaría en los 6,82 euros, muy cerca de Rioja y Castilla León tal y como habíamos visto anteriormente.
Destacan igualmente los precios en Castilla La Mancha, que se sitúan cercanos a los 10 euros de media por visita, precio donde también se encuentra la media de la visita en Canarias, influido sin duda por razonas de actividad turística.

Nuestra conclusión es que los precios que encontramos son muy razonables por lo general. Hacer Enoturismo en España es un gran producto de gran valor por el precio pagado: en una bodega tendremos normalmente a una persona profesional durante cerca de una hora explicándonos como cuidan el viñedo o como elaboran vino. Se nos servirá vino en perfecto estado, en ocasiones acompañado de una sencilla tapa, y el precio de la visita es en casi todos los casos más bajo que tomarse una copa en una discoteca.
Este análisis se ha realizado con bodegas que publican sus precios de visita.
Otra importante conclusión es la popularización de las visitas: si este análisis lo hubiéramos realizado 10 años atrás nos habríamos encontrado sin duda muchas menos bodegas visitables o una menor variedad en los tipos de visita.

El hecho más destacable es sin lugar a dudas que el enoturismo es una  actividad al alza y que las lo ven crecientemente como forma de hacer marca, vender vino y obtener una nueva línea de ingresos. ¿La cuenta pendiente? Conseguir atraer muchos más enoturistas extranjeros.   Una cuenta pendiente para todos, y asignatura en la que se agradece que la promoción de turismo de España incluya de forma creciente información y énfasis en la gastronomía y el vino.